Heridas emocionales de la infancia y sus consecuencias en la vida adulta

heridas emocionales

Las heridas emocionales de la infancia influyen y condicionan como serán nuestras relaciones personales cuando seamos adultos, marcan nuestro carácter y nuestra calidad de vida.

Estas heridas se producen en la infancia a raíz de alguna experiencia negativa o situación traumática vivida con nuestros padres.

Son situaciones que hemos vivido como abandono, rechazo, humillación, traición e injusticia, nos generan mucho dolor y nos dejarán huella.

Debemos tener en cuenta que el impacto y las consecuencias serán mayores, ya que a edades tempranas no disponemos todavía de las habilidades y recursos necesarios para hacerles frente.

Son marcas o «lesiones psicológicas y/o afectivas» que no han sido bien curadas y cada vez que vivimos situaciones que nos provocan emociones similares a las provocadas por la herida, volvemos a ella.

Los efectos de estas heridas se evidencian de diferentes maneras, como por ejemplo: ansiedad, vulnerabilidad hacia determinados problemas, rasgos de personalidad, fracaso en las relaciones afectivas etc.

Las heridas afectan a todas las áreas de nuestra vida, por lo que tenemos que desaprender la forma en la que nos hemos ido protegiendo y reaccionando del exterior y aprender a responder de otra forma que nos permita estar bien y en sintonía con nosotros mismos.

Las heridas emocionales son como unas gafas a través de las cuales vemos nuestra vida, hasta que las sanamos.

Continuar leyendo «Heridas emocionales de la infancia y sus consecuencias en la vida adulta»

No te creas todo lo que piensas: la defusión cognitiva

defusión cognitiva

¿Qué es la defusión cognitiva?

Pensar no es malo. De hecho, nuestra mente nos protege de los peligros, nos ayuda a sobrevivir.

El problema viene cuando nos creemos todo lo que nuestras mente nos cuenta. Sobre todo cuando nos convertimos en los mejores guionistas de nuestras propias películas de terror e imaginamos los peores escenarios posibles.

Nuestra mente nos atrapa, unas veces salta de un pensamiento a otro en cuestión de segundos y otras veces se queda «enganchada» en algún tema o situación generándonos un gran malestar.

¿Cuántas veces has deseado poder parar la actividad de tu mente? Déjame adivinar; infinitas.

Expresiones como «dejar la mente en blanco», «dejar de pensar», «parar nuestra mente» son expresiones que carecen de sentido y se convierten en deseos imposibles, ya que nuestra mente está siempre funcionando, interpretando la realidad y estableciendo relaciones entre lo nuevo y lo que ya conocemos.

Sin embargo, podemos aprender y desarrollar una nueva forma de relacionarnos con nuestros pensamientos,  la defusión cognitiva. Continuar leyendo «No te creas todo lo que piensas: la defusión cognitiva»

La autoaceptación: trátate con cariño

autoaceptación

Seguro que todos hemos escuchado y utilizado alguna vez la expresión de “somos nuestro peor enemigo”. Vivimos en una sociedad muy competitiva y que se valora en función del éxito y del fracaso. Pero además, somos nosotros los que en muchas ocasiones nos marcamos unas expectativas y unos objetivos que difícilmente podemos alcanzar, y es ahí cuando vienen los autoreproches, autojuicios y autocríticas. Nos decimos cosas como “eres un/a fracasado/a”, “nunca vas a conseguir nada”, “nadie te va a querer” etcétera. Nos las creemos firmemente y no las cuestionamos ni las ponemos en duda. Ante esto, el proceso de autoaceptación se torna complicado.

Estamos tan acostumbrados a escucharnos bajo la luz de la crítica y del juicio que no somos conscientes del daño que estos mensajes pueden provocar en nuestra autoestima, la confianza en nosotros mismos y, en definitiva en nuestro bienestar.

La buena noticia es que esto depende de nosotros, nosotros podemos elegir entre ser nuestro peor enemigo o, por el contrario, tratarnos con amabilidad. Continuar leyendo «La autoaceptación: trátate con cariño»

Dependencia emocional en la pareja

dependencia emocional

Los seremos humanos somos seres sociales y, por ello, necesitamos relacionarnos con las demás personas, generar vínculos, sentirnos queridos, respetados y reconocidos por los demás. Por tanto, podemos generar dependencia emocional con cualquier persona, ya sea con un familiar, un amigo, una pareja etc.

Esta última, la dependencia emocional en la relación de pareja, es sobre la que vamos a hablar en este artículo, ya que es la relación que mayores alegrías o mayor sufrimiento nos genera, en función de si funciona o no.

El problema es que tenemos normalizado sufrir en pareja, ¿quién no ha sufrido o conoce a alguien que haya sufrido en una relación?.

Querer, amar, estar en pareja, no es sufrir, tiene que ser fácil, no tiene que convertirse en una lucha o en querer cambiar al otro. Debemos partir de la idea de que cada uno de nosotros estamos bien sin pareja y si decidimos empezar una relación es para que nos sume, no para que nos reste y nos genere sufrimiento. Continuar leyendo «Dependencia emocional en la pareja»

La evitación: cuando la solución se convierte en el problema

evitación

Prácticamente todas las personas utilizamos o hemos utilizado la evitación como forma de afrontar las situaciones que nos generan malestar. Nos sentimos tan mal, que la única manera que vemos de reducir o hacer desaparecer ese malestar es evitando aquello que nos hace sufrir.

Esta es una respuesta que aunque pueda parecer beneficiosa a corto plazo (ya que desaparece el malestar), a largo plazo es muy perjudicial y nos hace quedarnos enganchados en el problema.

A continuación, explicaremos por qué nos sucede esto y las consecuencias que tiene. También hablaremos de los tipos de evitación que hay, las características de las personas evitativas y que otras estrategias podemos utilizar ante estas situaciones. Continuar leyendo «La evitación: cuando la solución se convierte en el problema»

La atadura de los deberías: aprende a liberarte

deberías

Los famosos “deberías o tengo que” son creencias irracionales rígidas y absolutistas que ocupan la mayor parte de nuestro dialogo interno. Solo hay que pararse y darse cuenta de los mensajes que nos damos en nuestro día a día “deberías haber dicho que no”, “tenías que haber ido al gimnasio hoy”… y así, infinidad de ellos.

Los debería son uno de los errores de pensamiento o distorsiones cognitivas más comunes. Se les llama así porque suponen pensar de una forma errónea o distorsionada.

Se sienten como verdaderas imposiciones, lo que nos hace ver la vida de una forma muy rígida y exigente, boicoteando nuestras metas y objetivos y provocándonos un gran malestar. Continuar leyendo «La atadura de los deberías: aprende a liberarte»

El Mindfulness como forma y estilo de vida

El Mindfulness como forma y estilo de vida.

Nos encontramos cada vez más, viviendo nuestro día a día a un ritmo frenético, con jornadas laborales interminables, obligaciones domésticas, familiares, sociales…

La mayoría de nosotros no somos conscientes de este ritmo, hacemos las cosas de manera automática, sin valorarlas ni disfrutarlas. Es lo que llamamos funcionar en modo “piloto automático”. La cantidad de veces que nos sorprendemos yendo a un lugar en coche y decir ¿cómo he llegado hasta aquí? o ir a la cocina y decir ¿a qué venía?. Nuestro cuerpo está, pero nuestra mente no. Continuar leyendo «El Mindfulness como forma y estilo de vida»

¿Cómo puedo manejar el miedo?

manejar el miedo

Seguramente te has encontrado en muchas situaciones donde el miedo ha llegado a condicionarte, paralizarte e incluso bloquearte, alejándote de tus objetivos e impidiéndote llevar una vida plena. Por ello, es fundamental aprender a manejar el miedo.

Recordamos que el miedo es una de las emociones básicas del ser humano y surge cuando percibimos un peligro y pensamos que no poseemos las capacidades o estrategias para hacerle frente.

Es, por tanto, el sistema natural de alarma que tiene el ser humano.

Ya que el miedo está presente es nuestro día a día de una forma u otra, hay que aprender a vivir con él, a manejarlo de la mejor forma para que no nos paralice y a aceptar que nos va a acompañar a lo largo de nuestra vida, en cualquier decisión, situación, proyecto…

Ya sabemos que sentir miedo no es malo, el problema viene cuando el miedo es irracional, es decir, no hay un peligro real. Continuar leyendo «¿Cómo puedo manejar el miedo?»

¿Qué es el miedo?

miedo

El miedo de una u otra forma (al fracaso, al compromiso, a fallar, hablar en público, a hacer el ridículo, a la valoración de los demás, a que otra persona se enfade…) nos acompaña día a día a lo largo de nuestra vida.  

Desde la infancia es muy común la aparición de los miedos infantiles (a la oscuridad, a los monstruos…), son evolutivos y desaparecen con el paso de los años.

A medida que vamos pasando por las distintas etapas del desarrollo, la adolescencia, la adultez y la vejez,  aparecen los miedos propios de cada etapa.

Podríamos decir que es una de las emociones que experimentamos con mayor frecuencia.

Hay miedos que podemos considerar razonables, ya que es normal tener miedo antes ciertas situaciones.

Sentir todo tipo de emociones es positivo y necesario, ya que nos dan información sobre lo que está pasando a nuestro alrededor, por ello, vamos a sentir nuestras emociones con libertad, no vamos a evitarlas, controlarlas o reprimirlas.

No vamos a evitar o escapar del miedo, es nuestro aliado. Nos ayuda a sobrevivir, si viviéramos sin miedo, pondríamos en peligro nuestra vida.

Continuar leyendo «¿Qué es el miedo?»

La soledad: una forma de conectar con uno mismo

soledad

Normalmente asociamos la soledad con algo negativo, ya que le atribuimos sensaciones de tristeza y desesperanza.

Este concepto negativo de la soledad es eminentemente social-educacional y cultural.

Ya conocemos la existencia de culturas más individualistas que otras (occidentales vs orientales). Asimismo, desde que somos niños, muchos de los mensajes que recibimos por distintos canales, es que «estar solo es malo» o van surgiendo etiquetas del tipo «el rarito», «el marginado» etcétera.

Es cierto que como seres sociales que somos, el contacto con los demás es fundamental, pero también es necesario desconectar de ese continua compañía.

La soledad es necesaria y positiva muchas veces,  ya que es la mejor manera de acercarnos a nosotros mismos.

Continuar leyendo «La soledad: una forma de conectar con uno mismo»